De norte a sur, de este a oeste, descubra los otros monumentos parisinos de la red del Centre des Monuments nationaux. 

  • Arco del Triunfo

    En los Campos Elíseos, en la Plaza de la Estrella, visite el Arco del Triunfo, un símbolo nacional. Imaginado por Napoleón I en 1806, el Arco del Triunfo fue inaugurado en 1836 por el rey de Francia, Luis Felipe, que lo dedicó a los ejércitos de la Revolución y del Imperio. El Soldado Desconocido fue enterrado en el terraplén en 1921. La llama conmemorativa se reaviva todos los días a las 18:30 h. Desde lo alto de la terraza panorámica se puede observar todo París.

  • Capilla Expiatoria

    En el corazón de la Plaza de Luis XVI de París, descubra la Capilla Expiatoria, una pequeña maravilla del estilo neoclásico tardío. Se encuentra en el lugar donde fueron enterrados Luis XVI y María Antonieta en 1793, después de haber sido guillotinados en la Plaza de la Revolución (actual Plaza de la Concordia).

  • Santa Capilla

    Déjese deslumbrar por los 1113 vitrales de este deslumbrante monumento gótico. Construida en 7 años, en un tiempo récord, la Santa Capilla estaba destinada a albergar las reliquias más preciosas de la cristiandad, incluida la Corona de espinas de Cristo, adquiridas por San Luis. Distribuidas en 15 ventanales de 15 metros de altura, los vitrales que reproducen 1113 escenas del Antiguo y Nuevo Testamento, narran la historia del mundo hasta la llegada de las reliquias a París.

  • Conserjería

    Descubra este palacio real medieval convertido en tribunal revolucionario, que también fue la prisión de María Antonieta. Del palacio de la ciudadela medieval se ha conservado la Sala de Guardias y la inmensa armería, construidas durante el reinado de Felipe el Hermoso, así como las cocinas construidas durante el reinado de Juan el Bueno.

  • Panteón

    En la colina Sainte-Geneviève, visite el Panteón, una obra maestra del arquitecto Soufflot. Descubra las grandes personalidades enterradas en la cripta, esenciales para la  identidad nacional francesa. Una presentación permanente resume la vida y obra de quienes descansan allí, desde Voltaire y Rousseau hasta Alejandro Dumas.