¿Has estado alguna vez en la Plaza de la Concordia, en el centro de París, y has visto ese gran y curioso monumento llamado el obelisco? ¿Has notado los dos palacios idénticos opuestos al Sena? El de la derecha es el Palacio de la Marina. Tiene una larga historia, de más de dos siglos. ¡Acompáñanos para descubrir sus aventuras!

¡Qué fachada más geométrica!

El Palacio de la Marina fue construido al mismo tiempo que la Plaza de la Concordia, al final del reinado de Luis XV en la década de 1770.

¡Si miras bien su fachada notarás que es perfectamente simétrica! Este es un ejemplo perfecto de la arquitectura clásica del siglo XVIII. Pero, si observamos bien, todavía podemos ver algunas diferencias… ¿Podrás encontrarlas?

 

La façade de l’Hôtel de la Marine sur la place de la Concorde

La fachada del Palacio de la Marina en la Plaza de la Concordia es perfectamente simétrica

 

Inicialmente, era el Guardamuebles de la Corona

En 1772, Pierre-Elisabeth de Fontanieu, el intendente del Guardamuebles de la Corona, se mudó al nuevo palacio de la Plaza de la Concordia. Hoy es el Palacio de la Marina, pero en ese momento se llamaba "Guardamuebles de la Corona". 

¿El trabajo de Fontanieu? Ocuparse del mobiliario del rey: sillones, sofás, y sillas, pero también de los tapices que decoraban los castillos del rey. Para ello, hace fabricar muebles de la más alta calidad por ebanistas y carpinteros muy hábiles, que realizan para el rey verdaderas obras maestras. Puedes verlos en el Palacio de la Marina, pero también en el Palacio de Versalles o en el museo del Louvre.

El Guardamuebles también tiene la misión de reparar y almacenar los muebles del rey. Por lo tanto, en el Palacio de la Marina hay muchos especialistas de la madera que trabajan en los talleres: ebanistas que reparan los muebles, pero también tapiceros, que se ocupan de los preciosos tejidos que cubren los sillones.

 

Un apartamento de función

En la primera planta del Palacio de la Marina se encuentran los aposentos del intendente y su familia. 

Ser intendente del Guardamuebles de la Corona era una posición muy prestigiosa. Quien la ocupaba, se alojaba en suntuosos aposentos del Palacio. En el siglo XVIII, los aposentos de la aristocracia se organizaban siempre de la misma forma:

  • un salón. En ese momento, era una sala de recepción donde se recibía a los visitantes. Se podían realizar veladas sociales, organizar conciertos, etc. A eso lo llamamos "realizar recepciones".
  • una habitación donde a menudo encontramos una enorme cama de lujo, con bellos tapices que muestran la importancia y riqueza de su dueño. Está la habitación del Señor y la habitación de la Señora;
  • gabinetes. Se trata de habitaciones más pequeñas, que se utilizan para trabajar, para lavarse o incluso como biblioteca. Cuando están destinados a las mujeres, se los llama "boudoirs" (tocador).

 

Escalier de l’intendant

La escalera del intendente permite a los visitantes que llegan al Guardamuebles acceder a los aposentos de la primera planta.

 

En el Palacio de la Marina, el intendente y su familia también tienen un comedor. Esto es completamente nuevo en el siglo XVIII. Anteriormente, las familias comían en los salones, sobre mesas con caballetes que los criados instalaban y desmontaban para las comidas. Asombroso, ¿no? 

 

Las salas de recepción

En la primera planta, también hay salas de recepción muy hermosas. En el siglo XVIII estas salas permitían presentar al público las mejores piezas de las colecciones del Guardamuebles de la Corona. Se podían admirar magníficos tapices, muebles de gran calidad, pero también estatuas de bronce, armas raras y… ¡las Joyas de la Corona!

En efecto, en diversos armarios de uno de los salones, se exhibían coronas, collares y enormes diamantes.

Estas salas de recepción eran el equivalente de nuestros museos actuales. Presentan las colecciones del rey a los parisinos y visitantes extranjeros, cada primer martes del mes, desde Pascua hasta el Día de Todos los Santos. Sobre todo, permitían mostrar el poder y la riqueza del rey y de Francia, así como la pericia de sus artesanos.

 

En el siglo XIX: el Guardamuebles se convierte en el "Palacio de la Marina"

Durante la Revolución Francesa, Francia se convierte en República. Sin un rey, el Guardamuebles de la Corona pierde gradualmente su utilidad. Sin embargo, esta institución todavía existe. En la actualidad se llama "Mobiliario nacional". Conserva bellas colecciones de muebles que decoran ministerios, embajadas, e incluso el Palacio del Elíseo.

A partir de 1789, el ministerio de la Marina se instaló en el palacio. ¿Ahora comprendes por qué se llama así? Durante 226 años, fue el "cuartel general" de la Marina francesa. Aquí era donde se tomaban las principales decisiones relativas a la Marina. 

Cuando visites las salas de recepción, observa bien la decoración de las paredes: podrás ver anclas y peces, pero también los retratos de marinos famosos y los nombres de los principales puertos de Francia.

 

Una de las decoraciones marinas de los salones

 

Durante el siglo XIX se celebraron numerosos bailesen las grandes salas de recepción. ¡Es fácil imaginar estas suntuosas fiestas, con caballeros con sombreros de copa y frac y damas con bonitos vestidos con crinolinas!

 

¿Te gustó este artículo? ¡No dudes en venir al Palacio de la Marina para descubrir la vida de los aristócratas de los siglos XVIII y XIX!