Parqué de Versalles, chimeneas de mármol, paneles decorativos tallados, o empapelado, ¿cuáles son las decoraciones imprescindibles para el acondicionamiento y la decoración de un aposento aristocrático en el siglo XVIII?

Visita de un aposento modelo: el del intendente del Guardamuebles de la Corona.

El plan del aposento modelo

La primera regla a seguir: el aposento noble debe incluir una antecámara, un dormitorio y un estudio. Puede aumentarse el número de estas habitaciones y también se puede agregar un aseo o un retrete.

En el siglo XVIII, la habitación pierde paulatinamente su rol de espacio para la socialización y deja de ser una habitación donde se reciben invitados. Comienzan a surgir los salones y comedores, sustituyendo a las antecámaras.

Las habitaciones están dispuestas en hilera, una tras otra, con las puertas alineadas para dar un efecto de perspectiva al conjunto. Los pasillos, cuando existen, son utilizados únicamente por los sirvientes con el fin de permitirles circular más discretamente por el aposento.

 

Enfilade des salles Louis XIV au premier étage de l’aile Nord du Château de Versailles

La hilera de salas Luis XIV en la primera planta del ala norte del Palacio de Versalles

 

¿Lo sabía?

El concepto de intimidad surge a principios del siglo XVIII. Cansados de la vida cortesana en los grandes salones ceremoniales durante el reinado de Luis XIV, los nobles abandonan paulatinamente esta forma de vida para refugiarse en espacios más íntimos como las salas de música, los boudoirs o las bibliotecas. Así es como surge gradualmente el concepto de "vida privada".

 

Decoración y mobiliario

En el siglo XVIII se van dejando de lado los tapices tradicionales de la Edad Media, que siguieron usándose hasta el siglo XVII. En cambio, en las paredes comienzan a aparecer decoraciones pintadas o talladas en paneles de madera. Durante las restauraciones realizadas en 2018 y 2019 en los aposentos del intendente del Guardamuebles de la Corona, se encontraron vestigios de las decoraciones originales. La decoración varía en función de la importancia de la habitación, desde pintura blanca con molduras sencillas para antecámara, hasta la chimenea de mármol con decoración tallada y pan de oro, pasando por los capiteles de puertas pintados o incluso frisos para las chambranas de las puertas. La decoración de una habitación representa el poder y la magnificencia de la institución del Guardamuebles.

En el caso de los suelos, las baldosas y el parqué de madera maciza con diversos motivos decoran y embellecen las habitaciones.

Une restauratrice à l'oeuvre dans les appartements de l'intendant

Una restauradora trabajando en los aposentos del intendente del Guardamuebles de la Corona

Las paredes comienzan a ser adornadas con empapelados. Se trata de papeles impresos gracias a un proceso artesanal, que se pegan uno junto a otro para crear un motivo repetitivo o variado.

 

Papier peint représentant deux bateaux dans une crique

Un bello ejemplo de empapelado que representa dos barcos en una cala.

Se concede gran importancia al mobiliario, que permite marcar claramente la finalidad de cada habitación. Para ello se instalan en las habitaciones de los aposentos sillas, sillones y sofás, pero también escritorios en los estudios, mesitas de noche en los dormitorios, consolas para exhibir jarrones, pequeñas esculturas o relojes (el Palacio de la Marina cuenta con el mecenazgo de Rolex Francia) en los salones, mesas de juego, etc.

 

Los gabinetes de Fontanieu

Pierre-Elisabeth de Fontanieu, el primer intendente del Guardamuebles de la Corona en vivir en el palacio de la Plaza de la Concordia, hizo instalar gabinetes privados para su uso personal.

 

El gabinete de los espejos

Pegado a la habitación del intendente, el gabinete de los espejosrefleja el gusto personal de Fontanieu por las casquivanas de la ópera. Los muros están completamente cubiertos de espejos, enmarcados por molduras y cornisas de madera dorada. En estos espejos se pintaron bebés regordetes, jarrones sobre pedestales, pájaros, elementos vegetales y… mujeres desnudas

 

Cabinet des glaces, appartements de l’intendant

El gabinete de los espejos, accesible directamente desde el dormitorio de Pierre-Elisabeth de Fontanieu

 

El gabinete dorado

A continuación se llega al gabinete dorado, una habitación íntima con una decoración dorada. (Restaurado, al igual que el gabinete de los espejos, gracias al mecenazgo de Siaci Saint-Honoré).

Paneles murales pintados, cornisas con vegetales entrelazados, pero también dos chimeneas de mármol blanco finamente talladas ornamentan esta habitación, que sin duda sirvió como boudoir para las damas . Los muebles de Jean-Henri-Riesener, ebanista del rey, subliman la habitación.

Es un verdadero ejemplo de la pericia de los artesanos de la época, que supieron desplegar con talento la decoración imaginada por Jacques Gondouin.

 

¿Lo sabía?

Durante la presencia en el edificio del Estado Mayor de la Marina, el gabinete dorado era... ¡una cocina! Las decoraciones originales estaban completamente cubiertas con paneles de acero inoxidable, preservándolas del paso del tiempo.

 

Laboratorios

Apasionado por la ciencia, Fontanieu hizo instalar dos laboratorios en sus aposentos. Se dedicaba a la fabricación de piedras semipreciosas. A él le debemos, en particular, la lámpara de araña de bronce dorado decorada con cristales que imitan diamantes y piedras preciosas de colores.

Posteriormente se rehabilitaron sus laboratorios, para integrar los aposentos del intendente.

Los aposentos del intendente en el Guardamuebles de la Corona son un modelo de lo mejor del siglo XVIII en términos de decoración y mobiliario. Ofrecen una verdadera inmersión en la lujosa vida de los aristócratas de la época, en el corazón de París.