Entre los Campos Elíseos al oeste, el jardín de las Tullerías al este, la rue Royale y la iglesia de la Madeleine al norte, y el Sena al sur, la Plaza de la Concordia ocupa una posición estratégica en París, pero también en la historia de Francia desde su creación a mediados del siglo XVIII. Con sus 8,64 hectáreas, es también la plaza más grande de la capital.

Descubra más de dos siglos de historia.

¡Una plaza real!

Su historia comienza en 1748, en el apogeo del reinado de Luis XV. En ese momento, la ciudad de París quería erigir una estatua ecuestre en honor al rey. La obra es encomendada al escultor Edmé Bouchardon. Pero para que pueda lucirse, necesita una ubicación... ¡real!

Se lanza un concurso de ideas y se presentan casi 150 proyectos: en la margen derecha, en la margen izquierda, en las islas; todas las posibilidades son consideradas... Después de muchas vacilaciones (¡que durarían 5 años!) se elige una gran explanada al oeste del jardín de las Tullerías.

A pesar de que en la actualidad lo damos por hecho, la elección de esta ubicación fue una elección lógica. En primer lugar, el terreno pertenece al Rey, lo que permite limitar los costos y las expropiaciones necesarias para la construcción de una plaza. Además, la ciudad de París está en pleno desarrollo: se están construyendo nuevos distritos hacia el oeste, a lo largo del faubourg Saint-Honoré. Finalmente, la plaza y su arquitectura constituyen un verdadero vínculo entre el Jardín de las Tullerías y los Campos Elíseos.

 

¿Lo sabía?

En París existen otras dos plazas reales: la Place Vendôme, construida en honor a Luis XIV, y la Place des Vosges, en honor a su padre, Luis XIII.

También hay muchas plazas reales en Francia: en Rennes, Reims, Nantes, Burdeos, Marsella, Lyon... e incluso la Place du Peyrou en Montpellier y la Plaza Stanislas en Nancy, que fue establecida en honor a Stanislas Leczynski, rey de Polonia.

 

La statue équestre de Louis XIII place des Vosges à Paris

La estatua ecuestre de Luis XIII en la Place des Vosges en París

 

La arquitectura de la Plaza de Luis XV

En 1753 se lanzó un concurso de arquitectura para el acondicionamiento de la plaza: diecinueve proyectos fueron presentados por los miembros de la Real Academia de Arquitectura. Están registrados en un álbum dirigido al Marqués de Marigny, director de los Edificios del rey. Pero ningún proyecto satisfizo a Luis XV. Finalmente es Ange-Jacques Gabriel, primer arquitecto del rey, quien recopilará las mejores ideas de estos diferentes proyectos para desarrollar lo que se convertirá en la Plaza de Luis XV.

Las obras comenzaron en 1758, pero la plaza no se completó hasta 1772, 24 años después del proyecto de la ciudad de París de instalar una estatua ecuestre de Luis XV.

La arquitectura deseada por Gabriel:

  • un perímetro octogonal con balaustrada, bordeado por jardines de foso de 20 metros de ancho;
  • al norte, dos palacios gemelos de estilo clásico enmarcan la rue Royale, que desemboca en la Iglesia de la Madeleine. Al este, el edificio será ocupado por el Guardamuebles de la Corona y luego por el Ministerio de la Marina. Al oeste, un palacio privado alberga en la actualidad al Hotel Crillon y a la sede del Automóvil Club de Francia;
  • la parte sur de la plaza, en dirección al Sena, está completamente abierta.

 

La place Louis XV en 1763, estampe de George-Louis Le Rouge

Plaza de Luis XV en 1763, estampa de George-Louis Le Rouge

 

Anécdota

El 30 de mayo de 1770 se celebraron las festividades en honor al casamiento del delfín, el futuro Luis XVI y María Antonieta de Austria. Está previsto un baile en los salones de Honor del Guardamuebles, así como el lanzamiento de fuegos artificiales desde la plaza, para el regocijo de los parisinos. ¡Pero todo termina en tragedia! Un incendio provocado por la caída de un cohete desencadena una avalancha humana mortal. La fiesta queda arruinada, y la recepción se cancela.

 

La Revolución Francesa

La historia de la Plaza de Luis XV está profundamente marcada por la Revolución Francesa, que agitó al país a partir de 1789.

¿Qué mejor manera de borrar las huellas del Antiguo Régimen que cambiar el nombre de una plaza que homenajeaba a un rey? Se decide rebautizar a la Plaza de Luis XV como "Plaza de la Revolución" el 11 de agosto de 1792, al día siguiente de la abolición de la monarquía. ¡Simbólicamente, la estatua ecuestre de Luis XV fue volteada de su pedestal y fundida! Fue reemplazada entre 1793 y 1800 por una estatua de yeso que representa a la Libertad con un gorro frigio, realizada por François-Frédéric Lemot.

Ya sea por su ubicación, el simbolismo de su nombre o simplemente su tamaño, es aquí donde se instala la guillotina. Erigida inicialmente para la ejecución de LuisXVI el 21 de enero de 1793, permanecerá instalada durante un largo tiempo en la plaza. Entre las personalidades condenadas a muerte y ejecutadas en la Plaza de la Revolución figuran, entre otros: Luis XVI, María Antonieta, Charlotte Corday, Madame du Barry, última favorita de Luis XV, Danton y Robespierre.

 

Un número importante

De las 2498 personas guillotinadas en París durante los 6 años de la Revolución, 1119 fueron guillotinadas en la Plaza de la Revolución.

Une exécution capitale, place de la Révolution, peinture de Pierre-Antoine Demachy (vers 1793)

Ejecución en la Plaza de la Revolución, pintura de Pierre-Antoine Demachy (hacia 1793)

 

En el siglo XIX se convierte en la Plaza de la Concordia

Debido a los cambios de régimen político, la plaza cambia de nombre frecuentemente en los primeros años del siglo. Primero se convirtió en la "Plaza de la Concordia" bajo el Consulado en 1795, luego en la "Plaza de LuisXVI" en 1826, por iniciativa de Carlos X en honor a su difunto hermano. Finalmente, en 1830, la plaza (re)toma su nombre definitivo: Concordia. Este nombre no se elige por casualidad: la concordia desea marcar la reconciliación del pueblo francés tras los excesos del Terror y las convulsiones políticas de finales del siglo XVIII y principios del XIX. La idea es destacar la importancia de la plaza en la vida política y simbólica de Francia en esa época.

En 1831, el virrey de Egipto Mehmet Ali, en agradecimiento al trabajo de Champollion en la traducción de los jeroglíficos, ofrece a Francia el obelisco del templo de Luxor en Tebas. Será erigido en el centro de la Plaza de la Concordia el 25 de octubre de 1836 por orden de Luis Felipe, rey de Francia, quien asistirá a la operación desde los salones del Palacio de la Marina.

 

¿Lo sabía?

¡El obelisco es también un reloj de sol! En efecto, su sombra proyectada en el suelo sobre líneas y números romanos metálicos incrustados en la superficie del lugar, permite conocer la hora del día.

 

Entre 1836 y 1846, se realizan las últimas grandes transformaciones de la Plaza de la Concordia, dirigidas por el arquitecto Jacques-Ignace Hittorff.

En referencia a la Marina, instalada desde el inicio de la Revolución en el Palacio del Guardamuebles real, el arquitecto agrega varios elementos alrededor de la plaza:

  • dos fuentes monumentales enmarcan el obelisco. Del lado del Sena, la Fuente de los Mares posee una decoración que representa al Mediterráneo, al océano y a la pesca. Del lado de la rue Royale, la fuente de los ríos está decorada con figuras sentadas que representan el Rin, el Ródano y la cosecha de uvas y trigo;
  • farolas y columnas rostrales (columnas triunfales destinadas a conmemorar victorias navales), con proas de navíos. También evocan el lema de la ciudad de París (Fluctuat nec mergitur);
  • en cada esquina de la plaza, ocho estatuas representan una ciudad francesa: Brest y Rouen al noroeste, Lille y Estrasburgo al noreste, Lyon y Marsella al sureste y Burdeos y Nantes al suroeste.

 

 

La place de la Concorde, ses fontaines et ses lampadaires sur une carte postale éditée par le magasin Le Bon Marché

La Plaza de la Concordia, sus fuentes y farolas, en una postal editada por la tienda Le Bon Marché

 

En los siglos XX y XXI, la Concordia sigue ocupando un lugar central en la vida parisina y francesa

Durante los siglos XX y XXI, la Plaza de la Concordia es testigo de numerosos acontecimientos importantes:

  • 6 de febrero de 1934: luego de una manifestación antiparlamentaria organizada frente a la Cámara de Diputados, se produjeron enfrentamientos muy violentos entre los manifestantes de las ligas de extrema derecha y la policía. Resultado: 20 muertos y 2300 heridos, convirtiéndolo en el tiroteo más sangriento de la Tercera República. Este hecho marcará profundamente la vida política francesa.
  • 23 de marzo de 1937: la Plaza de la Concordia y todos sus elementos arquitectónicos son clasificados como monumentos históricos.
  • En 1995 y 2007, Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy, presidentes de la República recién elegidos, celebraron allí su victoria.

Gracias a la apertura del Palacio de la Marina y sus restaurantes con terraza, la Plaza de la Concordia recobra su papel central en la vida diaria de los parisinos.