Es en el corazón de París, en la Plaza de Luis XV (nota del editor: actual Plaza de la Concordia) donde se encuentra un asombroso palacio: el Guardamuebles de la Corona. En el siglo XVIII, es el lugar donde se conservan las más bellas obras maestras de las colecciones del mobiliario del rey: muebles, armas, tejidos y tapices, pero también pequeños bronces y piedras preciosas.

Fue Pierre-Elisabeth de Fontanieu, intendente del Guardamuebles, quien hizo acondicionar estas salas de exposición en el flamante palacio de su administración. Anteriormente, los visitantes solo podían acceder a las colecciones visitando las reservas y almacenes. Esta nueva presentación de las colecciones puede considerarse como el primer "museo de artes decorativas" de París, para la gloria del Rey y del talento de los artesanos franceses.

Al subir por la escalera de honor de este espléndido palacio, no olvide echar un vistazo a la barandilla de hierro forjado que data de 1775.

 

La sala de armas

La visita comienza con un primer salón, adornado con un empapelado azul que pone en valor la colección real de armas antiguas

Podrá admirar las piezas más notables, como las armaduras de los reyes de Francia desde Felipe IV el Hermoso (1285-1314), o la que lució Enrique II durante el famoso y fatal torneo de 1559.

 

Armure du dauphin Henri, futur Henri II

Una armadura que perteneció a Enrique II

 

También hay objetos de tierras lejanas, como armaduras de samuráis japonesas o cañones finamente elaborados que el rey de Siam ofreció a Luis XIV en 1684.

 

Armure japonaise du XVIe siècle

Armadura japonesa del siglo XVI.

 

La anécdota 

Como en cualquier museo, la limpieza es fundamental. Es la tarea de los frotadores, que limpian los muebles cada semana, así como el día antes y el día después de la apertura del Guardamuebles al público. ¡La colección debe brillar!

 

La galería de los grandes muebles

Esta inmensa galería bordea la logia con columnatas que da a la Plaza de Luis XV. La pared opuesta está ocupada por grandes armarios, que protegen del polvo y de la luz a la colección de telas y tejidos preciosos del Guardamuebles. Durante la apertura al público, las puertas de estos armarios se abren para que los visitantes puedan admirar los tesoros que contienen.

En esta sala también se pueden apreciar, entre otras obras, los tapices más representativos de las colecciones reales, como los encargados por Luis XIV para el Palacio del Trianón de Versalles, así como los muebles que pertenecieron a Francisco I y a sus sucesores, o el manto de la orden del Espíritu Santo de Enrique III.

A ambos lados de la galería, se pueden admirar dos grandes retratos oficiales de los reyes Luis XV y Luis XVI.

 

Luis XVI en traje de coronación pintado por Antoine-François Callet (1779)

 

La sala de las joyas

La visita continúa con lo más destacado de la exposición. En este salón, los objetos más preciados están expuestos en grandes armarios con vitrina: 558 jarrones de piedras de colores o cristal de roca.

Finalmente, en un mueble con caja fuerte, se pueden admirar las joyas de la corona: entre ellas, el diamante Regente, el diamante Sancy y el Gran Zafiro de Luis XIV. Era necesario contar con un mueble que estuviese a la altura de la calidad excepcional de estas colecciones. El intendente del Guardamuebles, Marc-Antoine Thierry de Ville-d'Avray, hizo construir este mueble específicamente para la presentación de estas piedras preciosas. Está  fabricado con paneles de madera lacada y motivos de marquetería en mármol de Florencia. 

 

¿Lo sabía ?

Gracias a la presencia de guardias, no se produjeron robos durante la apertura al público de este museo, entre 1776 y 1791. Pero en 1792, una banda de ladrones aprovechó los disturbios en la capital para ingresar en la sala de las joyas y robar el tesoro de la Monarquía.

 

La galería de los bronces

La visita finaliza con la presentación de los bronces. Esta galería fue acondicionada en 1786 en el pasillo de salida de la sala de las joyas, con una decoración de piedras talladas en trampantojo. En la sala se pueden apreciar 69 estatuas de bronce, miniaturas de los grandes monumentos reales y bustos de mármol.

 

La Galerie des Antiques au Garde-Meuble dessinée par Jean-Démosthène Dugourc (1778)

La Galería de los Clásicos en el Guardamuebles, diseñada por Jean-Démosthène Dugourc (1778) 

 

Informaciones prácticas 

En el siglo XVIII, se podía acceder a las colecciones reales presentadas en el Guardamuebles  por la Puerta Real, ubicada bajo las columnatas de la Plaza de Luis XV.

El acceso era gratuito todos los primeros martes del mes, entre abril y noviembre, de 9:00 h a 13:00 h.

 

¿Lo sabía ?

¿Por qué el museo estaba cerrado en invierno? Porque no había chimenea en las salas de exposición, y la iluminación era demasiado cara.

 

En la actualidad, las antiguas galerías de artes decorativas francesas han dado paso a los salones de honor del Palacio de la Marina. Sin embargo, en los aposentos del intendente se exponen algunos muebles que anteriormente estaban presentes en las colecciones del Guardamuebles.

 

"Véalo con sus propios ojos"