Antecesor del Mobiliario Nacional, el Guardamuebles de la Corona es la institución encargada de la gestión del mobiliario real: muebles, tapices, pero también piezas de orfebrería, armas y pequeños bronces.

El palacio de la Plaza de la Concordia en París, llamado en la actualidad "Palacio de la Marina", fue construido en la década de 1760 para albergar esta institución, sus espacios de almacenamiento para reparaciones, pero también los aposentos del intendente del Guardamuebles.

Sumérjase en la historia de una institución francesa emblemática del Antiguo Régimen.

Una institución que data de la Edad Media… ¡y  que sigue vigente en la actualidad!

En la Edad Media y durante el Renacimiento, el rey y su corte llevaban una vida nómada. La corte itinerante pasaba de una residencia real a la siguiente: por lo tanto, era necesario poder organizarlas y alojarlas durante estos desplazamientos. En el siglo XIII, Luis IX y Felipe IV crearon un cargo de "ayuda de cámara y guardia de habitaciones y tapices del rey" cuya misión era amueblar los castillos antes de la llegada del rey y su corte.

 

 Le château d'Anet par Antoine Caron (1521-1599), musée du Louvre, D.A.G.Photo

Llegada de la corte real al castillo de Anet por Antoine Caron

 

Pero la institución del Guardamuebles, como la instalada en el Palacio de la Marina en el siglo XVIII, fue creada oficialmente por Luis XIV y Colbert, Intendente de Finanzas en 1663. Ambos diseñaron sus misiones, pero también su organización y funcionamiento interno. El Palacio Borbón, el Palacio de Conti pero también el Palacio de Evreux, actual Palacio del Elíseo, fueron algunos de los edificios parisinos que albergaron esta institución antes de su llegada al Palacio de la Marina en 1772.  

"Real" hasta 1797, el Guardamuebles desapareció durante la Revolución Francesa. Resurgió en 1800, para convertirse en el "Guardamuebles de los Cónsules". Napoleón Bonaparte, al convertirse en emperador, lo rebautizó como "Mobiliario Imperial" en 1804. No fue hasta 1870 que el Guardamuebles se convirtió en el "Mobiliario nacional", un nombre que sigue llevando en la actualidad. Está instalado desde 1937 en un edificio diseñado por Auguste Perret en los antiguos jardines de la Manufactura de los Gobelinos, en el distrito 13 de París.

 

¿Lo sabía?

En la actualidad, las colecciones de los museos nacionales son inalienables. Esto significa que no se pueden vender. El origen de esta ley se remonta a Luis XIV y a la creación del Guardamuebles de la Corona. En efecto, el rey, molesto por la frecuente desaparición de muebles reales, derivada de los desplazamientos de la corte, y observando que algunos nobles utilizaban alegremente las colecciones para amueblar sus residencias personales, decide crear una institución, con un inventario preciso para evitar fraudes.

 

Una misión principal: amueblar las residencias reales

Pero, ¿cómo funcionaba el Guardamuebles de la Corona en la segunda mitad del siglo XVIII, cuando ocupaba el Palacio de la Marina?

Su función era amueblar pero también comprar, mantener y reparar el mobiliario de las residencias reales

Era dirigido por un intendente. Estaba a cargo de la gestión deinventarios, pero también de la creación de nuevos muebles para embellecer las residencias reales. El intendente no solo gestiona el mobiliario y los encargos, sino que debe contribuir a la difusión del poder real a través de muebles de vanguardia y de la pericia de los artesanos franceses.

En las instalaciones del Guardamuebles de la Corona hay áreas de almacenamiento y talleres de reparación de muebles, pero también salas de presentación de las colecciones: los actuales salones de honor con acceso a la logia. Los muebles más bellos, los bronces, las piezas de orfebrería más refinadas, las armas y sobre todo… las Joyas de la Corona, eran expuestos al público los primeros martes de cada mes, desde Semana Santa hasta el día de Todos los Santos.

¡Toda una puesta en escena perfectamente estudiada para impresionar a los franceses pero también a los visitantes extranjeros que visitaban París! Esta exposición de objetos preciosos, abierta al público, puede considerarse como el primer museo de artes decorativas de la capital. 

 

La Galerie des Antiques au Garde-Meuble dessinée par Jean-Démosthène Dugourc (1778)

La Galería de los Clásicos en el Guardamuebles, diseñada por Jean-Démosthène Dugourc (1778) 

 

Los diferentes oficios del Guardamuebles de la Corona

Además del intendente general, que dirige la institución, existe una gran variedad de oficios en el Guardamuebles. En total, casi 100 personas trabajan allí.

Administración y verificación

Entre los diferentes oficios hay un secretario,dependientes del secretario, e incluso mandaderos al servicio de la administración del Guardamuebles.

La Guardia General se encarga de la conservación y vigilancia de los muebles almacenados en el lugar, pero también de su transporte entre las residencias reales. 

La función de un auditor es inspeccionar la calidad de los muebles entrantes. ¡Un rol decisivo durante la recepción de un mueble recién comprado!

El personal del Guardamuebles también incluye dos inspectores, que se encargan de verificar el estado de todos los artículos presentes en el inventario y su ubicación en las residencias reales. Son los antecesores de los administradores de nuestros museos actuales, y cuidan minuciosamente los objetos de las colecciones reales.

 

Portrait de Jean-Henri Riesener par Antoine Vestier (1786)

Retrato de Jean-Henri Riesener, gran ebanista del siglo XVIII, pintado por Antoine Vestier (1786) 

 

¿Una, dos o más residencias reales?

Parte del personal del Guardamuebles está implantado en las diferentes residencias reales. Una quincena de personas se encargan, por ejemplo, del mobiliario del Palacio de Versalles. También hay un conserje en cada residencia real: Montreuil, Fontainebleau, Compiègne, Marly, Choisy, Trianon, Rambouillet y Saint-Germain-en-Laye, lugar de nacimiento de Luis XIV.

Mantenimiento y reparación de muebles

Numerosos artesanos trabajan en este palacio de la plaza de la Concordia, en las áreas de almacenamiento, almacenes y talleres de renovación.

Entre otros, podemos citar a:

  • los estibadores, responsables de recibir los muebles y transportarlos;
  • los ebanistas: se dedican a las partes de madera de sillas, sofás, sillones, cómodas, mesas, etc. ;
  • los tapiceros, que reparan o cambian todos los tejidos de sillas, sillones, biombos, cortinas y tapices;
  • un armero y un mecánico se encargan de las armas y de las partes metálicas de los muebles, como los mecanismos de los cajones secretos;
  • los barredores, que se encargan del mantenimiento y limpieza de todo el palacio, reflejando la excelencia real, pero que también se ocupan del encendido de las estufas en todas las habitaciones.

 

¿Lo sabía? 

La trayectoria de un mueble real

Cuando se necesita un nuevo mueble para una residencia real, es el intendente del Guardamuebles de la Corona quien realiza el encargo al ebanista o carpintero. También se encarga del seguimiento de su fabricación, desde el diseño hasta la recepción del objeto. En el siglo XVIII, las manufacturas de muebles se encuentran principalmente en talleres de París. Hay muchos talleres de fabricación de muebles en el distrito de Faubourg Saint-Antoine, en París.

El mueble terminado se entrega luego al Guardamuebles, en la Plaza de la Concordia, donde se inscribe en el inventario de las colecciones reales. La Guardia general se encarga entonces de transportarlo a Versalles o a otro palacio real.